Fe ciega

Mahmud Ahmadineyad (Reuters)

Mahmud Ahmadineyad (Reuters)

Irán es un estado teocrático, es decir su régimen político está construido en base a una religión. El Islam para más señas.

Si partimos de que una fe, la musulmana, es la base de todo, no es extraño que el recién reelegido presidente de la república, Mahmud Ahmadineyad, exija a sus conciudadanos la creencia ciega en los resultados electorales. No es que haya pruebas de que la victoria del líder ultraconservador sea resultado de la voluntad ciudadana. Más bien todo lo contrario. Por eso mismo. Se trata de un ejercicio de fe para que todos los iraníes demuestren su condición de “buenos” musulmanes.

Sin embargo, no todos lo son. Anda suelto por el antiguo reino persa, un grupo de “infieles disidentes” que osan cuestionar la honradez de los comicios. Han tomado las calles y se han enfrentado a la policía por la derrota de su candidato, el reformista Musavi. Las fuerzas del orden han reprimido las protestas con dureza. Mientras tanto, todos los políticos opositores a Ahmadineyad han desaparecido. No han comparecido en acto público, ni hecho ninguna declaración a excepción de una publicación en un blog que denunciaba el fraude electoral. Los rumores apuntan a que se hallan bajo arresto domiciliario. Sin duda, maledicencias que no podrán quebrantar la confianza de los “buenos musulmanes” en el intachable líder iraní.

La prensa internacional también es parte de este complot por desprestigiar al reelegido presidente de la república, según han afirmado desde el ejecutivo de este país. Lo que no se sabe muy bien es cómo. Algunos periodistas han sido “invitados” abandonar el país y otros han visto cómo sus cintas eran requisadas. Por suerte, los agentes del orden han conseguido detener una vez más las calumnias de la malévola prensa…

La comunidad internacional también ha sucumbido ante esta aberrante crisis de fe. La falta de observadores independientes en los comicios ha podido más que la confianza en la honradez de Ahmadineyad. Aunque quizá su incredulidad no haya sido tanta, dada la tibieza de su reacción antes los resultados…

Irán es un país distinto al que era hace 30 años. Tiene como presidente a un negacionista respecto a ciertos aspectos del Holocausto. El chador es ahora una prenda obligatoria para las mujeres, y no llevarla es un acto punible. El ultraconservadurismo se ha adueñado del país. Para colmo, las elecciones son un acto de fe.

0 Responses to “Fe ciega”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




junio 2009
L M X J V S D
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

A %d blogueros les gusta esto: