El sanguinario Mackenzie y Harry Potter

"The Creepy Wee Shop" (tienda de souvenirs)

"The Creepy Wee Shop" (tienda de souvenirs)

El poltergeist de un asesino del siglo XVII, una antigua cárcel, una tienda de souvenirs e incluso las lápidas que inspiraron a J. K. Rowling para dar nombre a algunos de sus personajes. Éstas son sólo algunas de las particularidades que se atribuyen al cementerio de Greyfiars Graveyard, situado en pleno centro de Edimburgo, capital de Escocia.

A primera vista, Greyfiars Graveyard es sólo un pintoresco camposanto plagado de lápidas centenarias. Algunas están ya ilegibles, otras conservan intactos macabros gravados de calaveras y esqueletos. Este recinto conforma una especie de “jardín” mortuorio en medio de la capital escocesa habitado por ardillas y “góticos”, tribu urbana que celebra en este lugar de acceso público sus particulares picnics.

Greyfiars fue testigo de escalofriantes sucesos a lo largo del siglo XVII. Uno de los muchos guías turísticos de la empresa Sandelmans New Europe, relata para horror y, paradójicamente, deleite de los visitantes la historia de “El Sanguinario Mackenzie”. George Mackenzie fue, según lo acreditan fuentes históricas, el principal encargado de la persecución de los firmantes del llamado “Pacto de los Covenantes”, detractores del rey Carlos I y el arzobispo Loud, que pretendían imponer una nueva liturgia y modificar el libro de oración de la Iglesia escocesa.

Aún hoy pueden verse las celdas en las que permanecieron encerrados. El fantasma de su asesino,  que fue enterrado también en Greyfiars, vaga por frecuencia por la zona, según creencia popular. Periódicos locales, como The Scotman, describen a “El Sanguinario Mackenzie” como “el fenómeno paranormal mejor documentado del mundo” y le atribuyen numerosos ataques a turistas. Lo cierto es que la universidad de Edimurgo es una de las pocas del mundo que posee un departamento de parapsicología.

Pequeños gritos de estupor se escapan de la boca de los turistas cuando el guía describe las torturas perpetradas contra los covenantes. “Las celdas no tienen techo porque los prisioneros estaban mal alimentados y no tenían fuerza para escapar”, explica el guía. Desde 2003 esta parte del cementerio permanece cerrada, aunque “cuando era visitable, los guías que se atrevían a entrar recibían una paga extra”, añade.

Lápida del poeta escocés William McGonagall

Lápida del poeta escocés William McGonagall

El guía también explica que este camposanto sirvió como inspiración a la famosa escritora J. K. Rowling, autora de la saga de Harry Potter. Como prueba, señala la lápida del poeta escocés William McGonagall, con idéntico apellido que uno de los personajes principales del libro, y asegura que “con paciencia se pueden encontrar los nombres de al menos media docena de personajes”. Desde el cementerio también puede verse el imponente colegio George Heriot que, con numerosas torretas y fachadas de piedra oscura, inspiró el colegio mágico de Hogwarts, ideado por la escritora.

Una diplomada en Turismo y residente en la capital escocesa, Laura Marín, describe con asombro la rentabilidad que los habitantes de la ciudad han sabido extraer de estas truculentas historias. “Hay una tienda de souvenirs dentro del cementerio”, confirma, “es algo que sería impensable es España”.

0 Responses to “El sanguinario Mackenzie y Harry Potter”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




octubre 2009
L M X J V S D
« Jul   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: