Archive for the 'Columna' Category

Sigo suiteando

TV por Internet gratis,

¿refugio contra la telebasura?

Un estudio revela que el 77% de los encuestados ve contenidos de TV descargados de Internet. Además, otro 48% ve televisión en streaming (sin descargar). Sin embargo, el aparato de TV tradicional sigue vigente y también se usa para ver los contenidos descargados de la nube.

Leer artículo completo en Suite 101: “TV por Internet gratis, ¿refugio contra la telebasura?

Otro artículo para Suite 101

Los 10 mejores pinchos de la calle Laurel de Logroño

La capital riojana es famosa por su vino, pero también posee una excepcional gastronomía, patente gracias a la calle Laurel y sus tapas, pintxos o pinchos

La Rioja ha adquirido un gran renombre en los últimos años gracias a sus excelentes vinos. Tanto es así, que su no menos buena gastronomía ha quedado ensombrecida. No para los autóctonos, que son más que conscientes de la calidad de los pinchos y tapas de su ciudad, y en especial de los de la calle Laurel. Frente a otros lugares donde las tapas presumen de su sofisticación, los pinchos riojanos se precian de su buen sabor y de ser cocinados en el mismo instante en que son servidos. Ningún turista puede irse de Logroño sin la laureada de rigor.

Leer artículo completo en Suite101: “Los 10 mejores pinchos de la calle Laurel de Logroño

PD. Que nadie se ofenda si no he incluido su pincho preferido. Sé de sobra que he omitido decenas de exquisitices, pero en prensa hay que poner un punto y final 😀 .

Si eres mujer, no entras al txoko

Los txokos son típicos del País Vasco, Navarra y el País Vasco francés, y también reciben otros nombres como “sociedades gastronómicas”. Se trata de locales, donde un grupo de socios, normalmente hombres, se reúne para cocinar y degustar los tan abundantes manjares de estas tierras. Su principal peculiaridad es que las mujeres pocas veces pueden ser socias, ni tampoco acceder al local en días laborables. Además, la cocina es un “santuario” reservado únicamente a los hombres. Una vez más, tradición e igualdad de género entran en conflicto en el Día Internacional de la Mujer.

Leer artículo completo en Suite 101: “Si eres mujer, no entras al txoko

Continúo escribiendo en Suite 101

Desde hace unas semanas he trasladado mi actividad periodística o más bien articulista al portal Suite 101. Allí podréis encontrar mis últimos artículos:

Nuevas apps para Twitter y Android eliminan contactos con humor“, publicado el 26-feb-2011
Apuntes y humor para universitarios en la web Patata Brava” , publicado el 24-feb-2011
Los hashtags y el mundo de Twitter“, publicado el 16-feb-2011

Espero que os resulten interesantes

El doble fondo de los sujetadores alemanes

Ángela Merkel

Imagen de Ángela Merkel, extraída del diario 'Público'

No me extraña que el negocio de la prensa esté en crisis. Leer los periódicos cada día da más pena. Como por ejemplo hoy. Una acude a los periódicos en busca de un pequeño refugio contra la telebasura (esa ocupa invencible ama todopoderosa de la tele) y lee esto:

 “Los jefes en Alemania podrán pedir a sus trabajadoras que usen sujetador

Y hoy es otro de esos días en que me río de la liberación de la mujer. Y también me río, de la forma más amarga posible, de las libertades individuales, porque ahora incluso pretenden imponernos el uso del sujetador.

¿Por qué? ¿Por los pezones? ¿Por el movimiento? ¿Eso quiere decir que los hombres rellenitos a los que les cuelguen un poco también tendrán que llevar sujetador? Espero que sí, porque sino sería un caso claro de discriminación sexual…  

Otro dato llamativo de la noticia es que sea Alemania el país que ha permitido semejante mamarrachada. Sí, Alemania ni más ni menos. Ese “paradigma” de estado avanzado que en los últimos tiempos se ha dedicado a presionar al Gobierno español para imponer las reformas económicas que han hecho “felices” a tantos ciudadanos. 

Sí, Alemania ni más, ni menos. Ese país que en 8 de sus 16 estados federados prohíbe a las docentes el uso del velo, como ha recordado el profesor Raimundo Viejo de la UPF. Un hecho, que según Human Rights Watch viola los derechos humanos.

De nuevo Occidente muestra su doble moral. De nuevo Occidente muestra su machismo.

PD. La corte de Colonia responsable de esta nueva sentencia de “higiene social” también ha legislado contra la barba de los hombres. Me pregunto si la mujer barbuda también tendrá que afeitarse…

Álvaro del Bosque

Álvaro es un chico de 14 años. No tiene complejos. Es abierto, extrovertido y nada tímido. Tanto que no le importó montar en un autobús descapotable que recorrió todo Madrid mientras una marea roja lo observaba sin perder detalle.  Y a su padre, orgulloso de él, mucho menos.

Sin embargo, hay mucha gente que no lo describiría como “normal”. La razón es que Álvaro tiene un cromosoma extra en el par 21.  Pero Álvaro no es el único chico con esta peculiaridad. Hay 30.000 personas más en España.  

La 'Roja' celebra su título en Madrid. Fuente: http://www.as.com

Son 30.000 personas que no siempre se sienten integradas. Son 30.000 personas que a veces sufren el rechazo de los que se describen así mismo como “normales”. Son PERSONAS que no hace mucho tiempo eran ocultadas a la sociedad por sus propias familias

Vivimos en un país donde desgraciadamente padecer este tipo de trastornos aún es visto como un problema que se debe ocultar. La situación es aún más dramática para aquellos que sufren enfermedades de tipo mental como los trastornos de la personalidad, la depresión, la esquizofrenia y un largo etcétera.  

Por eso, se dice en muchas ocasiones que la aparición de estas personas en los medios de comunicación (especialmente si son menores de edad) atenta contra los principios de la deontología periodística porque los expone de forma pública en una “situación de dolor”. Mi discrepancia es absoluta.  

Las personas que suscriben la opinión anterior suelen citar el siguiente principio, recogido en diversos códigos deontológicos:  

“Respetar el derecho de las personas a su propia intimidad e imagen, especialmente en situaciones de vulnerabilidad y enfermedad y en casos o acontecimientos que generen aflicción o dolor, evitando la intromisión gratuita y las especulaciones innecesarias sobre sus sentimientos y circunstancias, especialmente cuando las personas afectadas lo expliciten.”  

¿Es acaso motivo de vergüenza padecer ciertos trastornos o enfermedades?  ¿Acaso las personas que las sufren son responsables de ello? Rotundamente no. Por ello, no se deben esconder, sino todo lo contrario. Ocultarlos sería tanto como decir que sí son causa de vergüenza. Deben tomar un papel activo en la vida pública, como cualquier otro ciudadano, como Álvaro.  Esta es la única manera de que la sociedad olvide los prejuicios que durante tanto tiempo han obligado a estas personas  a permanecer al margen de los que, con tanta seguridad, se denominan a sí mismos “normales”.  

Es necesario que estas personas y sus familias den un paso al frente. Que no sientan vergüenza. Es tiempo de que “la sociedad de los normales” les acepte sin reservas y les integre. Es tiempo de que muchos chicos como Álvaro se suban en autobuses y llenen nuestros periódicos.  

Muchas felicidades a Vicente y Álvaro del Bosque por su valentía.

Si la ciencia no interesa…será por algo

“Pura anarquía” y mucho más. Esta colección de cuentos escritos por Woody Allen ofrece la ironía y el cómico absurdo que han hecho famoso al director de tantos éxitos cinematográficos. “Tirar demasiado de la cuerda” en uno de estos veinticinco relatos. En él, Allen, desvela que “por fin el universo tiene una explicación”. No queda ahí la cosa. 

Allen describe cómo la teoría de la relatividad, la velocidad de la luz e incluso el espacio-tiempo afectan a su vida cotidiana con sorprendentes resultados. Más aún, “las ondas” de su esposa, que en opinión del director son lo predominante en ella y “no las partículas”, ¡han empezado a colgar! Y todo porque la pobrecita se acercó demasiado a un agujero negro. 

Un relato curioso y divertido que pone de manifiesto el desapego que el ciudadano de a pie siente por la ciencia. Hoy en día, el ser humano percibe la ciencia como algo frío, distante, falto de pasión. El neoyorquino sentencia esta realidad al final de su cuento: “la física puede explicarlo todo, salvo el bello sexo”. 

Ahora bien, ¿a qué achacar esta falta de interés? ¿Es la propia ciencia la culpable? ¿Esta misma que nos ofrece curas para las enfermedades? ¿La que facilita nuestro día a día? 

No. No es la ciencia, sino nuestra idea de “ciencia”. Lo que creemos que es, cómo se nos explica, cómo se transmite. La ciencia de hoy en día no sabe hablar, es incapaz de transmitir su utilidad. Esta situación es más penosa si cabe en España. Los españolitos no entienden de ciencia. No es extraño a tenor de la bochornosa educación impartida en la famosa “piel de toro”…  

Fuente: Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT)

Fuente: Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT)

Fuente: Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT)

Así que lo dicho, si la ciencia no interesa, será por algo.

Ciudadano Kane en la Guerra de Cuba

El magnate de la prensa que inspiró a Orson Welles jugó un papel clave en el desastre del 98

Editor audaz, manipulador sin escrúpulos y genio de los negocios. William Randolph Hearst, o Ciudadano Kane  en su versión cinematográfica, fue el magnate de la prensa norteamericano que se atribuyó a sí mismo el estallido de la Guerra de Cuba.

Fotograma de "Ciudadano Kane"

Fotograma de "Ciudadano Kane"

Aunque Estados Unidos se hubiera levantado en armas de todos modos, Hearst fue el responsable de que la opinión pública estadounidense apoyara sin reservas la que él llamó “Guerra de New York Journal”.  Noticias falsas, prejuicios antiguos, acusaciones sin pruebas y el sufrimiento cierto del pueblo cubano fueron suficientes para despertar el odio contra el colonizador español.

Hearst cometió las mayores extravagancias por estos tiempos. Cualquier cosa con tal de vender más periódicos. A través de su diario denunció por ejemplo el caso de la joven cubana Angelina Cisneros, condenada a prisión por defenderse de un oficial español. No contento con organizar una recogida de firmas para su excarcelación, el intrépido editor sobornó a los vigilantes de la joven y la liberó para después exhibirla por las calles de Nueva York.

El editor fue además un hábil creador y explotador de estereotipos que convirtieron a los españoles en seres despiadados y sanguinarios. Así, el oficial español Valeriano Weyler, apodado “el carnicero Weyler”, protagonizó en aquel entonces las más escabrosas, y quizá menos veraces, noticias del Journal.

En su particular afán por atizar el fuego, el Journal robó la carta en la que el embajador español Dupuy Lôme se refería el presidente de Estados Unidos como “débil, vacilante y corrupto”. Hearst ya tenía su titular: “El peor insulto a EEUU en toda la historia”.

Cuando el 15 de febrero de 1898 el buque americano Maine, atracado en el puerto de la Habana, explotó y causó 250 bajas entre los soldados estadounidenses, Hearst vio el cielo abierto ante sí. El día 17, el New York Journal dedicaba su portada al accidente y apuntaba a los españoles como responsables. Además ofrecía 50.000 dólares a quien pudiera aportar información al respecto. Ese día Hearst vendió un millón de periódicos.

Portada dedicada al hundimiento del buque Maine

Portada dedicada al hundimiento del buque Maine

Tras la declaración de guerra, los empleados del Journal lanzaron cohetes desde la azotea. El diario amarillo proporcionó la más amplia cobertura del conflicto sin que el World de Pulitzer pudiera hacerle sombra.

El editor, al que se le impidió tomar parte activa en la guerra, se nombró a sí mismo corresponsal y viajó a la Habana a bordo de su yate Sylvia. La suerte quiso que topase con 29 marineros españoles muertos de hambre y exhaustos, que con alegría y sin oponer resistencia se convirtieron en sus prisioneros. Hearst dijo: “Sabíamos que nadie creería que habíamos hecho 29 prisioneros, así que [cuando los entregamos] pedimos un resguardo”. Una más de las oportunistas acciones del editor, que tampoco tuvo inconveniente en abandonar en la playa a un amigo herido.

“No es tan difícil hacer dinero cuando es sólo hacer dinero lo que se pretende”.

Porque en algunos casos los hechos hablan por sí mismos

Justicia con Miguel Hernádez

Poeta Miguel Hernádez

Poeta Miguel Hernádez

Censura y Chupa-Chups

Centenario del nacimiento del fotoperiodista Agustí Centelles

Día 19 de julio de 1936. Ha estallado la Guerra Civil española. En la calle Diputación de Barcelona tres guardias de asalto se han atrincherado tras los cadáveres amontonados de varios caballos.  Las tiendas han echado el cerrojo. Aún a riesgo de su integridad, el fotógrafo Agustí Centelles i Ossó, dispara su Leica e inmortaliza la historia.

Ya hace 14 años desde que su padre le había puesto en las manos una sencilla cámara, y sin saberlo, un oficio que desempeñaría toda su vida. Hasta ese momento, Centelles ha trabajado en varios estudios de Barcelona. Fruto de la lectura de revistas extranjeras, ha destacado por su innovación, aunque ésta no siempre ha sido bien recibida. Es despedido y comienza a ganarse la vida como freelance. Tiene que pagar las letras de su nueva cámara Leica. Novecientas pesetas de aquel entonces.

Calle Diputación de Barcelona, 19 de julio de 1936. Agustí Centelles

Calle Diputación de Barcelona, 19 de julio de 1936. Agustí Centelles

Antes y después de la guerra fotografía los momentos más relevantes del día a día de Barcelona. La proclamación de la República catalana el 14 de abril de 1931, los sucesos de octubre en 1934, la toma de posesión de Francesc Macià e incluso al escritor George Orwell, que acude a auxiliar a la República.

Cuando el estado de guerra se ha generalizado por todo el país, Centelles asume el puesto de corresponsal en el bando republicano. Sus fotografías no son imágenes, son testimonios.

“Para mí no contaban las puestas de largo, la entrega de mantas y bollos, ni las niñas de la Cruz Roja. Sí los desamparados…”, dice. En esos días, el fotógrafo se sitúa en primera línea de guerra. Años después reconoce haberse jugado la vida muchas veces, “unas sabiéndolo, otras inconscientemente”. Los reportajes de la batalla de Belchite o de los bombardeos sobre Lleida son pruebas sobradas.

Treinta kilómetros a pie con una maleta a la espalda repleta con al menos cinco mil negativos. Centelles ha cruzado la frontera por Andorra y ha acabado en el campo de concentración de Argelès. Es uno de esos “catalanes de firmeza” como los descritos por Miguel Hernández en su poema. El fotógrafo habla así a su hijo en una carta: “ho faig en català perquè sia la que sia la nostra sort i allà on estiguem tu, ta mare, jo i els altres familiars que puguin estar amb nosaltres, tinguis l’orgull i la satisfacció de dir-te català”.

Ha conseguido un trabajo en Francia y obtenido permiso para abandonar el campo de concentración.

Bombardeos alemanes sobre Lleida, año 1937. Agustí Centelles

Bombardeos alemanes sobre Lleida, año 1937. Agustí Centelles

Anuncio Chupa-Chups, año 1976. Agustí Centelles

Anuncio Chupa-Chups, año 1976. Agustí Centelles

Con la ayuda de la resistencia francesa, a la que se ha unido, penetra clandestinamente en España. Su maleta llena de negativos ha quedado al cuidado de una familia de campesinos que la custodiarán durante 32 años.

Se presenta ante las autoridades franquistas. Ahora Agustí Centelles i Ossó es un “enemigo del régimen”. Se le niega la licencia para ejercer . Aún así hay que ganarse el pan. Centelles se dedica a la fotografía publicitaria. “Chupa-Chups” es una de las marcas que se aprovecha de su malgastado talento.

Año 1984, se falla el Premio Nacional de Fotografía. La justicia es reparada.

agosto 2020
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31